miércoles, 1 de junio de 2011

Louise Bourgeois "Maman"













Madre de todas las madres, Maman es gigante en su amenaza y es enorme en su protección.


Más que ningún otro artista del siglo veinte, Louise Bourgeois (1911-2010) ha producido una obra que se vincula de modo consistente y profundo con la teoría y la práctica psicoanalítica. Puede que los surrealistas hayan encontrado una vía de acceso a la imaginería del sueño y que la espontaneidad del gesto de los expresionistas abstractos esté ligada al inconsciente, pero el arte de Bourgeois permite comprender de un modo privilegiado la conexión entre el proceso creativo y su función catártica.


Hacer arte era para Bourgeois una forma de psicoanálisis, y encontraba allí una vía de acceso directo al inconsciente. A su juicio, el artista, privado de poder en la vida cotidiana, posee el don de la sublimación y se vuelve por tanto omnipotente durante el acto creativo. Pero el artista es también una suerte de atormentado Sísifo, condenado a repetir el trauma infinitamente a travéz de la producción artística. El proceso creativo es así una forma de exorcismo, un modo de moderar las tensiones y la agresión, y un acto de catarsis. Es también, como el psicoanálisis, una fuente de autoconocimiento. O como Bourgeois solía decir: "El arte es garantía de cordura"



Louise Bourgeois y gran parte de su obra en la Fundación Proa, hasta julio del 2011.La Boca Argentina.

(Extracto del catálogo de presentación de la muestra)
Publicar un comentario

Archivo del blog